Recolección otoñal

Categorias: Información socios, Noticias

La Federación Española de Viveristas Forestales inicia la campaña para recoger semillas silvestres.

Con la llegada del otoño, los árboles comienzan a perder sus hojas, pero también muchas de las especies autóctonas de árboles y arbustos tienen a punto sus frutos y semillas para liberarlas en la naturaleza y garantizar la ‘supervivencia’ de la especie. Precisamente por eso, los socios de la Federación Española de Viveristas Forestales, de Restauración Paisajística y del Medio Natural (Fevif) salen en estas fechas al monte, a todo lo largo y ancho de la geografía española, para comenzar la recolección otoñal de estos frutos y semillas que destinan a la producción de planta forestal.

«Esta actividad tiene por objeto la recolección y selección de las mejores y más apropiadas semillas en una de las épocas más idóneas para la recolección de bayas y semillas silvestres para su posterior siembra», comenta el presidente de Fevif, Adolfo Ponce.

Una vez recolectados los frutos, los viveristas deberán prepararlos para que germinen. «En el caso de tratarse de bayas carnosas, es necesario proceder a la eliminación de la pulpa, operación en ocasiones muy compleja. Tras este proceso inicial, las semillas deben ser sometidas a diversos tratamientos, en función de la especie de árbol o arbusto del que procedan, ya que algunas no tienen la capacidad de germinar directamente», explica el propietario de los viveros granadinos Ponce Lajara, que añade que entre los asociados se encuentran varios viveros de la Región, como el moratallero Alhárabe y Muzalé, de Fortuna.

Por ello, las semillas y frutos recolectados de los árboles silvestres de los bosques y montes españoles deberán ser manipulados adecuadamente para facilitar el desarrollo de la plántula. «La estratificación en frío, método mediante el que la semilla se mantiene en ambiente frío por debajo de 5 grados, o la escarificación, que es someter a las semillas a una erosión física o química para reducir la resistencia de su cubierta, son dos de los tratamientos más comunes para facilitar la germinación. Hay que tener en cuenta que muchas semillas de árboles y arbustos autóctonos tienen que pasar por el tracto digestivo de las aves para poder germinar en la naturaleza, como ocurre con la sabina albar, proceso que se suple en los viveros con estos tratamientos», comenta el presidente de Fevif.

Una vez seleccionadas y tratadas, las semillas serán plantadas en alveolo o contenedor forestal, según la especie y el fin a que vaya a destinarse, ya que la Federación Española de Viveristas Forestales aglutina a productores de planta forestal autóctona de todo el territorio nacional y pretende servir como una herramienta adecuada de promoción del sector. Además, colabora con otras entidades públicas y privadas en la revegetación de zonas degradadas, la detención de procesos erosivos o la recuperación de entornos alterados y su restauración ecológica.

De hecho, parte de las bayas de sabina albar ( ‘Juniperus thurifera’), de los frutos de palmito (‘Chamaerops humilis’), de las piñas o estróbilos de sabina mora (‘Tetraclinis articulata’) o escaramujos de rosal silvestre (‘Rosa canida’), recolectados en la Región; y de las bayas de endrino (‘Prunus spinosa’) y las bellotas de encina (‘Quercus ilex’) recogidas en otros puntos de España, entre otras muchas especies, servirán para llevar a cabo programas de restauración y conservación del medio en fincas incluidas en la Red de Espacios para la Biodiversidad, la Diversidad Genética y el Paisaje de Acude, asociación conservacionista con la que Fevif, recuerda su presidente, tiene firmado un convenio de colaboración. Asimismo, detalla Ponce Lajara, «Acude llevará a cabo diversas acciones, como programas divulgativos sobre restauración y conservación del medio o para el fomento de la biodiversidad, y sobre custodia del territorio, dirigidas a los asociados de la Fevif».

 

Deja un comentario